Tags


¿Qué es el arrepentimiento?

22nd June 2016

click for English click for Croatian click for French click for German click for Italian click for Romanian click for Russian click for Spanish

Este artículo es el segundo en una serie denominada “Obstáculos en el Cristianismo”. En esta serie varios autores explican malentendidos comunes que suelen ocurrir en la experiencia de aquellos que son o quieren ser cristianos. Todos estos “obstáculos” pueden encontrarse descritos en el libro “El camino a Cristo” en el cual su autora explica los conflictos que muchos tienen que afrontar. La cita para el siguiente artículo es la siguiente: “Muchos […] piensan que no pueden ir a Cristo a menos que se arrepientan primero, y que el arrepentimiento los prepara para que sus pecados les sean perdonados”. CC 26.—Editor.

“El concepto que yo tenga sobre algo va a determinar mi experiencia en relación a ello.”

Es una lección simple que he aprendido, sin embargo tiene una aplicación muy amplia.

Nosotros experimentamos esto todo el tiempo: Cuando le pides a alguien que te pase tu móvil, no esperas que te dé tu Tablet. ¿Por qué? Es simple. Tú das por hecho que tanto tú como la persona a quien se lo has pedido tenéis el mismo concepto de la palabra “móvil”. Por supuesto, en este caso es un simple objeto, y probablemente todo el mundo sabe que un “móvil” es un teléfono móvil. Sin embargo, ¿Qué pasa con los conceptos o palabras que son un poco más complicados? Déjame mostrarte a dónde quiero llegar con una simple pregunta:

¿Qué es el arrepentimiento?

Parece una pregunta sencilla, pero si tú (al igual que yo) eres un joven nacido y criado en un hogar cristiano, probablemente no tengas una buena respuesta basada en la Biblia. Puede parecer una declaración un poco fuerte, y espero que no te hayas sentido ofendido, pero he empezado a darme cuenta que para muchos jóvenes esta es la triste realidad. Dios nos llama al “arrepentimiento”, pero debido a que su definición de “arrepentimiento” es a menudo diferente a la nuestra, nos perdemos la verdadera experiencia que Dios desea que tengamos. Esto fue lo que viví en mi propia experiencia; y sintiéndome inconforme con esta situación me propuse un reto: “Adam, tienes que averiguar qué es lo que Dios quiere decir cuando él habla acerca del ‘arrepentimiento’”. Ahora bien, no puedo decir que ya haya encontrado todo, pero aquí está lo que he averiguado hasta ahora. Por cierto, os animo a que sólo aceptéis todo esto como verdadero si lo encontráis en armonía con las verdades Bíblicas.

El arrepentimiento como “volverse”

Así fue como comencé mi búsqueda. “¿En qué parte de la Biblia vemos explicaciones claras sobre el significado del arrepentimiento?” era la pregunta que quería responder. Para mi sorpresa, encontrar una definición clara era mucho más difícil de lo que había pensado. Pero encontré un texto que me impresionó:

“En el juicio, los habitantes de Nínive se levantarán contra esta generación y la condenarán, porque ellos se arrepintieron por la predicación de Jonás, y aquí hay alguien que es más grande que Jonás.” Mateo 12:41.

¿Has encontrado una definición clara? Yo tampoco. Sin embargo, lo que me impactó fue que Jesús parece estar señalando el lugar donde podríamos encontrar una definición clara: “Los habitantes de Nínive (…) se arrepintieron al escuchar la predicación de Jonás”. Entonces, ¿dónde debía buscar ahora? Para mí estaba claro, tenía que ir a la cita Bíblica de la que Jesús estaba hablando, y ahí encontraría las acciones de los habitantes de Nínive a las que Jesús se refirió como “arrepentimiento”. Así pues, retrocedí unas páginas en mi Biblia hasta llegar a Jonás 3:10 y ahí estaba, un simple y claro ejemplo de “arrepentimiento”:

“Dios vio lo que hicieron, que se volvieron de su mal camino.”

Los hombres de Nínive “se volvieron” de su mal camino, y Jesús llamó a esto “arrepentimiento”. Es bastante simple, y no me gustaría complicarlo con más palabras de las necesarias, pero aquí te dejo una ilustración sencilla: Imagina que estás caminando hacia una casa, y de repente das media vuelta y continúas caminando. ¿Estarías acercándote o alejándote de la casa? ¡Por supuesto que te estarías alejando! Yo creo que así es el arrepentimiento: Es el propósito decidido de poner distancia entre “ese” pecado y tú.

Por qué das media vuelta...

Descubrí otro aspecto sobre el arrepentimiento que me maravilló, y que también supuso un desafío para mí. Estaba ahí, justo en una de las parábolas de la Biblia. Echemos un vistazo a Lucas 15:3-6, la parábola del pastor y las ovejas. Resumiendo: un pastor tenía 100 ovejas, una de ellas se pierde y el pastor deja las otras 99 para ir en busca de la que se había perdido. Él termina encontrando la oveja y regresa a casa regocijándose cargando a la oveja sobre sus hombros. Entonces llama a sus amigos y vecinos para que se regocijen con él porque “he encontrado mi oveja que se había perdido”. Yo ya conocía esta parábola desde mucho antes, pero algo nuevo llamó mi atención esta vez. Presta atención a lo que Jesús dice en el versículo 7.

“Les digo que, del mismo modo, habrá más gozo en el cielo por un pecador que se arrepiente que por noventa y nueve justos que no necesitan de arrepentimiento.”

“Del mismo modo” es un concepto clave. Jesús está diciendo que de la misma manera que sucede en la parábola, hay también gozo en el cielo cuando un pecador se arrepiente. Piénsalo un momento: ¿Fue la oveja perdida quien volvió por sí misma? No. ¿Quién la trajo de vuelta entonces? El pastor. Por lo tanto, Jesús está mostrando una profunda verdad acerca del arrepentimiento. Arrepentirse, volverse del pecado, es en realidad el resultado de Su obra, pues Él es el “gran pastor de las ovejas” (Hebreos 13:20). Él es el que nos está buscando a nosotros, y como resultado de esa búsqueda, debido a sus esfuerzos por traernos de vuelta, nosotros nos volvemos de nuestros pecados. Pedro menciona esta verdad en Hechos 5:31:

“A este, lo ha enaltecido Dios con su diestra como Príncipe y Salvador, para dar a Israel arrepentimiento y perdón de pecados”.

Elena de White lo dice muy claro: “Tan imposible es arrepentirse si el Espíritu de Cristo no despierta la conciencia como lo es obtener el perdón sin Cristo. Él es la fuente de todo buen impulso.” El camino a Cristo, 26. Cuando Dios dice “arrepiéntete”, nos está llamando a alejarnos de nuestros pecados; pero también, cuando Dios dice “arrepiéntete”, Él ya ha empezado su búsqueda por ti. Él está trabajando a través de su espíritu para darte a conocer su bondad, y así, llevarte al arrepentimiento (Romanos 2:4). Eso fue para mí un vuelco paradigmático.

Con todo esto en mente, aquí es donde se encontraba mi desafío. ¿Por qué debería entonces mantenerme alejado de Cristo antes de arrepentirme? En realidad estaba manteniéndome alejado del Único que podía traerme al arrepentimiento. Francamente, esto no tenía sentido. ¿Estás también manteniéndote alejado de Él? ¡Detente! Él puede, y quiere traerte al punto donde te puedes volver de tus pecados. Él lo está intentando ahora mismo.

Adam Hazel es el director de Matteson Mission School.