Tags


En mi mesilla de noche #4 | Caminando con Dios

22nd April 2018

click for English click for Croatian click for German click for Italian click for Portuguese click for Romanian click for Russian click for Spanish

Sobre mi mesilla de noche es una serie de revisiones de libros que quiere garantizar que los mejores libros sean leídos una y otra vez. Averigua más sobre la serie aquí.


Camine con Dios, encuentre una intimidad conversacional con Dios, John Eldredge (2008).

¿Alguna vez te has preguntado si un caminar íntimo con Dios es realmente posible para tí, alguien ordinario viviendo una vida en el siglo XXI enajenada de los tiempos bíblicos? ¿Alguna vez has anhelado una experiencia con Dios más profunda? ¿Has sentido alguna vez que Dios está interesado en tí en teoría, pero te gustaría experimentarlo más en la práctica? Si, yo también. Y es por eso que “Camine con Dios” por John Eldredge me ha tocado tan profundamente.

Siempre me ha gustado una buena historia. Me encantan las imágenes que retratan lo uqe es moverse más allá de los conceptos y poner en práctica una teoría o valor en la vida del día a día. El libro de John Eldredge, un libro en su inicio vulnerable es “una serie de historias que lo que es caminar con Dios a lo largo de un año” (p. xii) (traducción propia de la cita), en el que abre su diario y corazón compartiendo cronológicamente sus alegrías y dificultades al aprender a vivir en una mayor intimidad con Dios. Es un viaje honesto, hermoso, fluido y a veces doloroso que me dejó deseando tener más y más de Jesús en mi propia vida.

Eldredge discute el aprendizaje de escuchar a Dios, la búsqueda de Dios en nuestro dolor y lo mundano, y la experiencia de tiempos de restauración, crecimiento, sanación, entre otras cosas. Una y otra vez vuelve a la verdad central de—nuestra necesidad de estar “arraigados y fundamentados” en—el amor de Dios (ver Efesios 3:14-19).

Una de las lecturas más desafiantes para mí (Y hubo muchas) fue la revelación que Eldredge tuvo durante su recuperación tras un accidente grave. Descubrió como su necesidad de “hacer que ocurra” y estar en control estaba profundamente incrustado en su vida. Esencialmente a él le gustaba ser su propio dios. Yo me podía identificar. Me gusta estar al control, muchas veces he sentido que mi felicidad y éxito en gran medida dependen de mí, y hasta que lei esta historia, nunca hubiese considerado seriamente lo que eso decía de mí comprensión de Dios o de mi falta real de confianza en el. Mi mente resonó con la oración de Eldredge:

“Jesús, yo aparto todos mis dones y habilidades para ‘hacerlo ocurrir’ para tí. Las traigo a ti, para servirte y no para seguir viviendo sin depender de tí. Pido que tu amor sane la parte de mí que siente que es mi responsabilidad el que llegue a ocurrir, que todas las cosas- en especial mi felicidad dependen de mí… Traslado mi confianza en mi capacidad para que las cosas ocurran a tu amor y bondad.” (pp. 103-104)

Mi copia de “Camine con Dios” está completamente marcada con notas, subrayado, y llamadas de atención, lo que para mi es una señal de lo mucho que me gusta y recomiendo el libro. Encuentro que tiene algo nuevo que decirme cada vez que lo leo. Es más, desde la primera vez que lo lei, me he sentido impulsado a escuchar más a Dios y no sólo hablar con Él o a Él, lo que ha resultado en muchos más momentos íntimos con Dios, experiencias en el acercamiento a otros en el momento preciso, y un gran sentimiento de paz. Te animo a que investigues este libro por tí mismo y re-descubras la posibilidad, la necesidad, y la alegría de caminar con Dios.

“Dios nos creó para una comunión íntima consigo mismo, y haciendo eso estableció la meta de nuestra existencia—conocerle, amarle, y vivir nuestras vidas en una relación íntima con Él.” (p. 12) (Traducción propia de la cita)


Lynette Allcock vive en Watford, Reino Unido, Donde enseña Inglés, escribe, y es presentadora de la Radio Adventista de Londres. También, además de ser un ratón de biblioteca, le encanta viajar, beber té y la buena conversación.