Tags


El Espíritu Santo es como una paloma

15th September 2015

Soy una apasionada de las aves. No hay muchas cosas que me hagan latir el corazón tan fuerte como el poder estar cerca de un pájaro, darle de comer o incluso poder cogerlo en mis manos. Últimamente, Dios me ha regalado algunas experiencias que me hacen sonreír al ver cómo Él se preocupa incluso por las cosas más insignificantes y pequeñas en nuestras vidas.

Hace unos días, estaba sentada en un jardín y tuve la oportunidad de ver una paloma que había decidido pasar el tiempo sentada no muy lejos de mí. Disfruté varios días de la compañía de esta hermosa criatura. Esta experiencia me hizo reflexionar sobre un símbolo utilizado en la Biblia - el Espíritu Santo, descendiendo como paloma. Pero, ¿por qué una paloma? Una de las cosas que noté mientras estaba cerca de la paloma fue mi actitud hacia ella. ¿Conoces esa situación cuando intentas no hacer ningún movimiento brusco o repentino para no espantar a un pájaro? ¿No ocurre lo mismo con el Espíritu Santo? Tan fácil como puedes espantar al pájaro por un solo movimiento descuidado, es posible, mediante la desobediencia, hacer que el Espíritu Santo se vaya, mostrando así que Él no es realmente bienvenido en tu vida.

Dios me dio una lección inolvidable acerca de la dirección del Espíritu Santo en el verano de 2014, durante la última conferencia de GYC Europa. Mientras la hora de evangelismo se acercaba, una de las cosas que le había pedido a Dios en oración era que me enviara a donde Él quería que yo sirviera. Algunos de nuestros amigos ya nos habían invitado a mi hermana y a mí a unirnos al grupo de Expo salud y como nunca antes había asistido a uno, me atrajo la idea de aprender más sobre este servicio. Sinceramente, esperaba que esa fuera la voluntad de Dios para mí. Mientras me dirigía a un taller que estaba a punto de empezar, vi a mi hermana hablar con un hombre que yo no conocía. Me acerqué a ellos y al parecer, este hombre estaba buscando desesperadamente dos personas para liderar otro de los grupos de evangelismo. En cuanto me acerqué me preguntó si yo quería ofrecerme como voluntaria también. Nuestra tarea sería guiar al grupo del Flash Mob y después hacer evangelismo puerta a puerta.

Después de aquella conversación, me vi colocada en una situación de difícil decisión. Por un lado, estaba emocionada con la idea de formar parte del Expo Salud y experimentar un nuevo tipo de trabajo en el área de la salud. Por el otro, tenía una fuerte impresión de que debía ofrecerme voluntaria para el otro grupo. Como nunca antes, estaba convencida de qué era lo que tenía que hacer, pero extrañamente todo mi ser interior clamaba de insatisfacción con la idea de aceptar ir a otro grupo. Dios me recordó mi oración y la promesa que le había hecho de ir a donde Él me pidiera. Así que con corazón temeroso sobre esta nueva tarea que nunca antes había hecho y tampoco me consideraba preparada para hacer, acepté ofrecerme como líder voluntaria. Sin embargo, tan pronto como decidí hacer lo que Dios me había pedido, mi corazón se llenó de una paz enorme.

¡Como siempre, Dios fue fiel! Fui grandemente recompensada al conocer a gente nueva, tuvimos conversaciones geniales e inspiradoras, una experiencia preciosa alcanzando a gente e incluso recibimos gran motivación a través de un versículo que fue compartido. En realidad estas cosas no fueron una recompensa, sino la idea original en la que Dios tenía pensado bendecirme. ¡Todos los planes de Dios son maravillosos y van mucho más allá de nuestra comprensión!

“Pues yo sé los planes que tengo para vosotros —dice el Señor—. Planes para lo bueno y no para lo malo, para daros un futuro y una esperanza“ Jeremías 29:11

Si me preguntas ahora: ¿Qué es lo mejor que Dios puede hacer en tu vida?
Te responderé: Estar en el centro de su voluntad. Ese es el verdadero camino de gozo y paz.

El Espíritu Santo es como un pájaro. La desobediencia nos hace ahuyentar la tímida paloma del jardín de nuestra mente. Pero obedecer su voz haciendo lo que sabes que es correcto, te da más experiencia para discernir su voz. Te acercará más y más a Él y te guiará, siempre y cuando tú le permitas, paso a paso, cambiar tu vida.